Una boda de limón

Esta es la tarta de boda más pequeña que me han encargado.

Se trata de una boda super íntima y acogedora… la mía (ja) doce personas reunidas en una casa rural de ensueño celebran que se casa una pareja…que diferente significado para la misma palabra: casa!

Esta es la tarta:

tarta

Menos las flores { que son de papel comestible } y las dos gotitas de colorante, es entera ecológica. Se nota mucho usar huevos de gallinas libres y harinas de trigo buenas.  Al colorante no me he podido resisitir…la quería amarilla amarilla! Tampoco hay que ser radical, no? Pero el relleno de lemon curd es “el mejor lemon curd ecológico de la historia”, hecho en casa con limones verdes y con ese puntazo ácido que mezclado con el bizcocho se vuelve deliciosamente agradable.

No tuve tiempo para mesas dulces, quería disfrutar de mis amigos al máximo y en ese paraje la tarta quedaba bien hasta en el suelo! Y digo yo…¿no es mona esa mesa? Un adornito por aquí, otro por allá, una vajilla acorde…

mesa entera

mesita

Las flores a trasluz…

flores

Quería regalarle algo a los presentes, algo simbólico para seguir disfrutando de la boda a posteriori. Pensé que darles un tarrito de “el mejor lemon curd ecológico de la historia” sería la mejor opción. Una especie de magdalena de Proust para que días después del encuentro se pudiese recordar ese fin de semana a través del olor y el sabor de la tarta. Les encantó!. mmmmmhhhh ¿Lo escondo en el bosque y pongo pistas para llegar y jugar con los niños? Acierto total!!! ¿Señalizo un poco el evento? Hecho.

Eso sí, algo muy sencillo y que me quitara poco tiempo.

En el camino de entrada a la finca puse unos limones para que se supiera que era allí, y un poco más adelante escribí en las piedras de pizarra que había en el suelo. Baratito, un kilo de limones, un gran lazo y dos tizas.

señaletica

La finca tenía una valla de madera que separaba parte de la pradera y el bosque. Ahí coloqué una decoración sutil para cuando fuéramos a buscar los regalitos…había que salir por esa puerta y adentrarse en el bosque!

valla 2

valla 1

Y allí estaban los tarritos, qué monos.

botes

botes 2

Y qué bueno estaba “el mejor lemon curd ecológico de la historia”. Un día pongo la receta de la tarta entera y el PAP de las flores, que es sencillito y resultón.

La niña que se comió las flores es Gaia, la hija de uno de mis amigos. Repetiremos el año que viene en esa super casa rural con pradera, río, caballo y ciervo.

Hasta pronto “Tu petit comité”.

gaia

Anuncios

Un pensamiento en “Una boda de limón

  1. Pingback: ¡Boda boda! | tu petit comité

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s